entradilla

lunes, 26 de noviembre de 2012

La Subida a las Ermitas


Aunque sigo practicando el fondo de manera regular y es el deporte que me hace sentirme mejor, no son pocos los años que llevo ya sin participar en una carrera popular. No obstante, me ha entristecido la noticia de que por problemas económicos este año no se correrá la subida a las Ermitas. No se si, como se dice, es la mejor carrera del sur de Europa, pero sí que es, sin lugar a dudas, el reto personal más entrañable que los corredores populares cordobeses tenemos a la mano. Tanto por el recorrido a realizar como por la organización, la Subida a las Ermitas te marca de una manera especial. 

Hablando de carreras populares, siempre me ha gustado diferenciar entre los que van a participar y los que van a competir. En ambos casos el sufrimiento está garantizado en esta carrera; pero si, como yo, eres de los que "sólo" van a participar, a lo largo del recorrido serán varios los momentos en que experimentarás sensaciones únicas, exclusivas de esta prueba. 

Además, a la satisfacción que siempre te producirá alcanzar la meta, en este caso se unirá la que te embargará cuando, al cabo de unos días, recuperado del esfuerzo realizado y de tus inquietudes previas, desde cualquiera de nuestras calles levantes la mirada y te encuentres, allá en lo alto, con la silueta permanente del Sagrado Corazón que preside aquel cenobial paraje de nuestra sierra.

Y es que, a diferencia de las metas de otras carreras populares, incluso más duras, la meta de las Ermitas siempre la tendremos a nuestra vista, señalando su dificultad de manera indiscutible, como una alegoría de todas nuestras metas alcanzadas en la vida, como un símbolo permanente de los logros que podemos alcanzar cuando de verdad lo deseamos y nos lo proponemos.

Y esto no lo podemos perder.




2 comentarios:

  1. Sepas que "corrí" la Media Maratón del Domingo.., eso sí en bici y haciendo labores de personal training con mi amigo Rafa Figueroa: https://fbcdn-sphotos-b-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash3/534637_521691041177104_607129961_n.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro, esa cosas se agradecen. Cuando los pies empiezan a doler de los veintitantos mil zapatazos que tienes que dar en una media se agradece tener a alguien a tu lado que te de un empujoncito de ánimo.
      Ya he visto la foto. A ver cuándo estos de blogger permiten que se vean directamente también en los comentarios.
      Gracias por escribir.

      Eliminar

Tus comentarios siempre serán correspondidos.